Siguen los problemas.¡No me lo puedo creer! Malawi en bicicleta.

Cruzando África en bici.

Diciembre 2019

La carretera es muy agradable y además tiene tendencia a bajar por lo que el avance es muy rápido. De esos días que se disfrutan de verdad. Pero… ¡oh, sorpresa! Un radio roto. Esto es el colmo. Al rato otro. La rueda hace un ocho bastante pronunciado y me roza en la horquilla. Por aquí los pueblos son pequeños y tardo bastante en llegar a uno en el que me lo pueden arreglar. Por momentos me he preocupado bastante pues rozaba mucho y no parecía que fuera a aguantar mucho más. Cuando he entrado al pueblo ha venido uno a preguntar qué tal. Le he preguntado por un mecánico de bicis y me ha llevado hasta él. Luego ha estado ayudando al que me la ha arreglado. Cuando me he ido me ha dicho que si le podía dar algo de dinero. Como me fastidian estas cosas. Que te ayuden por interés. El problema es que luego viene alguien a ayudar desinteresadamente y pienso que me quiere sacar la pasta y me pongo a la defensiva. Pero vamos que con este ya me lo imaginaba y no le he hecho mucho caso.
El cielo pinta negro y al cruzar por enfrente de una iglesia ni me lo pienso. Ahí me quedo. Últimamente le estoy cogiendo el gusto a dormir en las iglesias. Como hay tanta gente por todos lados es difícil encontrar un sitio para plantar la tienda. Como casi todas las noches llueve, aquí por lo menos no se me moja todo. Las iglesias son simplemente una construcción de ladrillo con un techo de chapa. Al fondo tienen un murete que suele poner algo sobre Jesús y ya está. La mayoría no tienen ni bancos. Luego hay otras que están un poco mejor pero esas suelen estar cerradas. En las que duermo yo no hay ni puerta. En algunas hay un baño en el exterior. Si pasa alguien le suelo preguntar si puedo dormir allí pero vamos que aunque no preguntara no pasaría nada.

Yo creo que los radios se me rompen por dos razones. Una es porque no los aprietan mucho. La rueda la dejan perfecta en cuanto a que no se tuerce nada pero hay radios que se quedan flojos y con los baches se van aflojando más hasta que alguno se parte por cizallamiento. La segunda razón es porque me hinchan las ruedas con una bomba buena y meten mucha presión. Esto hace que la rueda no amortigüe y le vaya todo a los radios. Si estuvieran bien apretados esto daría igual pero como no lo están también le influye. Pues nada, en la iglesia le doy la vuelta a la bici y me pongo a apretar los radios. No se me da especialmente bien ajustar una rueda pero espero que no quede echa un churro. Cuando acabo está un poco peor en cuanto a que hace un pequeño ocho pero por lo menos están apretados. Mañana veré si por fin he solucionado el problema.

El día de hoy ha sido muy bueno. El mejor paisaje de todo el viaje, por el momento. Y además 600 metros de desnivel de bajada todos de golpe. Por fin he disfrutado de una bajada de verdad. La carretera ha empezado como ayer, en ligera cuesta abajo aunque hoy me venía un poco de aire en contra. El paisaje bonito aunque sin ser nada especial. Todo muy verde aunque hay muchas zonas deforestadas para cultivar. En las muchas laderas de las montañas hay terrazas de cultivo. . A mitad del día se ha puesto fuerte la cosa. La subida ha sido muy importante. Fuertes rampas en un puerto de varios kilómetros. He subido casi trescientos metros de desnivel en muy poco trozo. Pero luego a disfrutar. Cartel de precaución bajada fuerte. Me he girado a la derecha y ante mi ha aparecido el lago en todo su esplendor. Lo tengo a mis pies, seiscientos metros más abajo. En frente las montañas de Mozambique. Debajo de mí la orilla del lago con su playa y por supuesto el lago hasta donde me alcanza la vista. La bajada es una gozada. Discurre entre las paredes de las montañas con unas pendientes vertiginosas y el lago de fondo. Una maravilla para los sentidos. Voy haciendo frecuentes parada para tomar fotos. En una ocasión adelanto a un camión. Un poco más abajo varias familias de monos se cruzan en la carretera pero huyen en cuanto me ven. Pero como todo lo bueno esto llega a su fin. Ya estoy en la orilla del lago. Esta zona es la más bonita del lago pues las montañas se alzan bastante pegadas a la orilla. Alguna cascada se precipita desde lo alto del farallón rocoso. Saldría algún barranco bueno de alguna de ellas.
Después de unos cuantos kilómetros más llego al camping en el cual pasare la noche. Cinco dólares a pie de playa y además me han dejado poner la tienda debajo de un techo. ¿Qué más se puede pedir?

Al día siguiente se pega todo el día lloviendo así que no me meneo del camping que estoy bajo techo. Al otro amanece igual. Recojo todo y me espero a ver si para. Al final arranco lloviendo porque esto no tiene pinta de parar y no me quiero quedar otro día más aquí. De momento lo radios han aguantado. Ya lo dice el refrán, si quieres que las cosas se hagan bien hay que hacerlas uno mismo.
Las nubes tapan las montañas y el paisaje está muy tristón. Noto algo raro en el pedal. Lo compruebo y es que tiene la tuerca que sujeta la biela floja. Qué raro. No llevo llave para apretarla así que con un alicate hago lo que puedo. Enseguida se me floja otra vez. Y vuelta a la misma operación. Cuando llevo una hora de ruta la lluvia se intensifica y busco refugio en una iglesia. Lleva casi dos días seguidos lloviendo y eso es la primera vez que me pasa en todo el viaje. Normalmente se pega un par de horas y para. Se me hacen casi las tres de la tarde allí y por momentos he pensado pasar aquí la noche pero entonces mañana me tendría que hacer casi 90 kilómetros y no me apetece por lo que aprovecho que solo caen cuatro gotas para continuar. Ya sé porque se floja la biela. Resulta que me han puesto el eje al revés por lo que la tuerca en vez de estar a contra pedal está al revés por lo tanto se floja en el sentido de la pedalada. Ya había leído que hay alguno de estos mecánicos de la calle que te dejan la bici peor de como se la llevas. Este no ha dado una. Lo malo será que igual le doy la vuelta y me pegan los dientes del plato en la horquilla como me pasó con el repuesto que me intentaron poner. Lo que hago es ponerle loctite a la tuerca. De la llave inglesa que tengo solo entra la punta pero haciendo palanca con otra llave consigo apretarla bastante bien. Pues no, no ha aguantado. Casi cada kilómetro tengo que parar a apretarla. Me da miedo que se pierda la tuerca. Así no avanzo nada. No encuentro ninguna iglesia para meterme a dormir y no me queda otra que acampar detrás de unos arbustos. No me hubiera venido mal porque, aunque muy poco, sigue lloviendo y no tiene pinta de parar. Y la zona es muy húmeda por lo que mañana, aunque pare, me tocara recoger la tienda mojada. A la tuerca de la bici le meto el pegamento de dos componentes a ver si así aguanta. Por lo menos hasta el siguiente pueblo grande que está a 60 kilómetros, que allí podré comprar una llave de tubo.

El pegamento no ha aguantado pero frena un poco la tuerca y no se sale del todo. Es bastante molesto pedalear con el juego que tiene la biela. De vez en cuando la aprieto pero enseguida se afloja. Estoy acercándome al final del lago y el paisaje es un poco distinto. Aunque a lo lejos se ven elevaciones de montañas, por donde discurre la carretera es bastante plano. Ya no encuentro mis queridas iglesias y las casas están dispersas a lo largo de la carretera. Karonga es el último pueblo grande antes de la frontera, para la cual aún quedan 40 kilómetros para llegar. Después de preguntar en varias tiendas consigo una llave acodada. Para un día que me queda tengo que sacar dinero pues con el que llevo no me llega. Menos mal que puedo sacarlo con la tarjeta que no me cobran comisión. En cuanto llego al hotel la pruebo. No entra del todo. Me queda más apretado que con el invento de antes pero no sé yo. Al día siguiente pongo rumbo a Tanzania. Enseguida se vuelve a aflojar. También esta floja la tuerca del lado de los platos pero en esa me ha entrado mejor la llave y le he podido dar un buen apretón.

Secadero de pescado

Me podéis seguir también en Youtube y Facebook @conlacasaacuestas y en Instagram @conlacasaacuestas1

Un comentario el “Siguen los problemas.¡No me lo puedo creer! Malawi en bicicleta.

  1. Bonitas fotos Rafa…!!! Por lo menos estás disfrutando de un buen paisaje. Suerte con la bici y confía para que te aguante hasta el final…!!!!
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: